Exposiciones

La visita a las exposiciones es gratuita y se puede acceder a ella en el horario habitual del planetario. Consultad los horarios aquí.

 

Ventana del Museo Nacional de Ciencia y Tecnología (MUNCYT) con relojes solares

  • Reloj de Sol Equinocial o ecuatorial universal (1985/004/0358) - 1870-1920. Estos relojes pueden configurarse para cualquier latitud. Una vez orientado con ayuda de la brújula y situado el limbo graduado con la escala horaria paralelo al ecuador celeste, la hora solar es la indicada por la sombra del gnomon sobre la escala horaria grabada en el anillo central
     
  • Reloj horizontal de Sol de jardín (2000/033/0001) - 1646. Limbo de reloj de pizarra del tipo usado habitualmente en los jardines. En el centro figura el orificio donde se insertaba el gnomon, en la actualidad perdido. Presenta diversos grabados, como los cuatro símbolos de las fases de la Luna, o escalas en números arábigos y romanos. En el reverso de la pieza aparece, entre otras inscripciones, el triángulo que permite calcular la inclinación del gnomon extraviado, posiblemente 48º.
     
  • Planetario (1992/014/0002) - 1830-1840. William Harris & Co. Estos planetarios se utilizaban para divulgar el modelo heliocéntrico, que tenía dificultades por tratar de evidenciar algo que contrasta con la observación desde la Tierra. Gracias a un mecanismo manual con engranajes se reproduce el movimiento de la Luna en torno a la Tierra y el de la Tierra en torno al Sol.

Las Luces del Cosmos - Kosmosaren Argiak

Las imágenes que nos transmiten los telescopios astronómicos nos permiten disfrutar en un plano estético: sus colores y formas nos sorprenden, nos hacen pensar si ha habido una deliberada intención artística en esas enormes espirales, en la multitud de puntitos que dibujan constelaciones en la noche. Pero también invitan a un goce intelectual, porque reproducen procesos físicos sorprendentes, nos hablan de la vida y la muerte de mundos gigantescos y lejanos. Más aún, nos hablan también de la condición humana, porque no sería posible ver las luces del cosmos, menos entenderlas, sin la ayuda de la ciencia y de la tecnología, sin los viajes espaciales que solo recientemente el ser humano ha comenzado a realizar.

Por eso esta exposición invita a usarse como photocall para un selfie de cada visitante en una parte más extraña del Universo: convivir con los astronautas que visitaron la Luna o ver el colorido corazón que tiene en su superficie el planeta enano Plutón, acudir al nacimiento de miles de estrellas que iluminan en un arco iris el gas del que nacieron o contemplar el cielo donde reina el Camino de Santiago, la banda lechosa de la Vía Láctea.

Esta exposición, nos invita a disfrutar con las luces del Cosmos, a las que pertenecemos.


 

 

Destacados

Comprar entradas Multimedia
Boletín Planetario